lunes, 23 de noviembre de 2015

Carta

No te voy a decir que no te quiero.. Pero tampoco es mi afán usar palabras que no entiendo, que son desconocidas para mi vocabulario porque jamás las he empleado.
Pero te diré una cosa. Gracias. Por querer ser quien eres y por convertirme en lo que soy.
Todos dicen que las palabras están demás cuando de amor se trata, pero yo no creo en esto. Yo no creo que esta vez pueda o deba quedarme callada, creo que a pesar de todo te aprecio más de lo que debería, más de lo que te mereces, porque te fuiste, y dime ¿que sacó queriendo a alguien que no está? Pero sucede que esto ocurre sólo una vez, esta sensación de bienestar y complicidad no se siente por cualquiera, entonces resulta que sin saberlo y sin quererlo eres especial. No me preguntes jamás por que, porque mi respuesta sería ¿ y por que no ?
Tu viniste a mi vida y yo creía que era normal sentirse tan cómoda con alguien. Tan comprendida.. Pero sólo ahora comprendo que estas oportunidades son escasas, casi nulas. Esta oportunidad que me dio la vida de conocerte no la valore hasta este momento que te extraño y ya nada me conforma, que todo me parece insuficiente porque tu no estas.
Y puedo actuar normal en frente tuyo aunque te confieso que cada vez que te veo tengo el corazón en la mano y el alma en la boca y de repente quiero escapar, porque no aguanto este sentimiento de tenerte y no. 
Te confieso que ahora me sacrifico, hago un esfuerzo contándote todo esto y acaso no tenga sentido, pero me siento desnuda abriéndote mi corazón para que dejemos de asumir y de cometer errores, para que dejemos de dar rienda suelta a nuestra imaginación y nos enfrentemos con verdades y certezas , para aclarar que en la vida uno pierde más si no intenta.
No se sí te perdí , por que no se puede perder algo que jamás se tuvo, pero siento eso, que te alejas y yo voy muriendo. Al decir que muero no me refiero a un cuerpo, sino a la mujer que tu creaste, a la que tiene partes de ti, ella está muriendo y agonizando mientras nace una nueva versión mía, un poco menos tuya aunque conserva una gota de tu esencia.
Quizás leyendo esto pienses que nada de lo que yo siento sea cierto, quizás te cueste entender que lo que yo llegue a sentir por ti fue más allá de lo conocido, pues es normal, jamás el amor sabe a lo mismo, siempre es nuevo y por eso asusta, por que nadie esta acostumbrado a lo nuevo, nadie esta dispuesto a montar un campamento en territorio desconocido. Pero así pasa en la vida, las personas vienen y van, mientras dejan huellas en cada una de las almas que conocen. Nadie es eterno ni inmortal, todos estamos condenados al olvido, pero a veces es mejor evitar por un tiempo que este odioso ser llegue, hacer durar el momento y eso es lo que quiero , evadir el olvido al menos hasta que yo esté preparada.
Una vez más, quiero reiterar que te quiero. Aunque las dudas de sí tu me aprecias inundan mi mente, decidí por primera vez en esta puta vida correr el riesgo demostrar mis sentimientos tal y como son y espero no te ofendas, esta no es mi intención , lo que en verdad quiero es dejar claro de una vez por todas que me cansé de asumir que ya sabías esto, me cansé de pensar. Lo hago por que quiero, más no por que espero alguna reacción después de esto.