lunes, 24 de marzo de 2014

Pequeña Niña


Sonríe pequeña niña, que el viento se te escapa. Alcánzalo y corre con él, que así y sólo así se arreglan las penas del alma.
Sonríe pequeña niña que la vida no es tan mala, que el verano está cerca aunque las hojas de los árboles no cambien de color para anunciarlo.
No te frustres ni te condenes a una tristeza innecesaria, y te lo digo yo pequeña niña, que siempre hay alguien que viene a liberarla.
Sonríe pequeña niña que la vida no es tan larga. La amargura tiene el don de robárse el tiempo, así que ¿por qué no te levantas y ríes en su cara?. Levántate y seca aquellas lágrimas que desgastas energía y ganas.
Vamos chiquilla, vive tu vida que tu no eres la desahuciada, que cuando los demás mueran ya no lloraras más por que la vida se les acaba, sino porque su ausencia te espanta, y dime pequeña niña, ¿ en realidad llorarás toda tu vida? Para qué llorar sí podrías estar cantando y gozando. 

Aprende por favor a conquistar esa tristeza que te inunda, aprende a ser un poco positiva, entonces triunfarás y no existirá ninguna enfermedad que pueda contigo, porque al ver aquella linda sonrisa pintada en tu rostro, huirá y buscará otra alma indefensa y desolada.
No estás sola chiquilla, aquí tienes varias almohadas en las que podrás recostarte cuando sientas que la vida se te acaba.
Espanta las lágrimas pequeña niña, que la juventud se te escapa.
No te acabes la vida.
No te rindas tan pronto.
No desesperes.
Que la vida no se te escape, súbete en ella y galopa hacia el alba, por que te recuerdo chiquilla, que tú aún no conoces nada, tu aún eres una pequeña niña.